De tu músculo dilatador del iris y otros paraísos

Te juro que pensaba que me había encontrado en tus ojos
.
.
.
.

Pero no hice más que perderme, y perderme, y ahogarme en el mar más azul y gris que jamás he visto.
.
.
.
.
Y ahora, después de tanto tiempo, me he dado cuenta de que sólo hay unos ojos en los que me puedo encontrar,
.
.
.
.
.
Y es en los míos.
.
.
.
.
Y es una pena.
.
.
.
.
Y tenemos un problema.
.
.
.
Porque ahora que mis ojos y yo nos hemos entendido,
.
.
.
.
.
Nos pasamos el día buscando los tuyos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s