Gracias a tus mariposas

 

Y mi única salida
fue convertir en arte
el dolor que suponía
aprender cómo olvidarte.

Y empezó a nacer poesía
que con algo de sus ojos
fue alegrándome los días
y quemando los rastrojos
que quedaban,

que quedaban de semanas
en las que antes de dormir
te recordaba en mi cama
sonriendo,

sondiréndome desnuda
comiéndome con los ojos
mientras me quedaba muda

pero ahora, no me acuerdo de su brillo
sé que eran muy azules
pero no los siento míos
y me cuidan,

me cuidan otras pupilas
que cada vez que sonríen
consiguen que yo sonría

Y lo siento,
pero ya en vez de borrarte
crean nuevos sentimientos
que apartan los de olvidarte

Y me tapan,
me tapan cuando es de noche
y me quedo hasta las tantas
contemplándola en su coche

y son sus ojos,
los que miro cuando duermo
aunque no la tenga al lado
y me pudra en el infierno
por pensarla,

por pensar en su mirada
que aunque aún no sea mía
y se la cuide callada

me convence,
de que puedo sentir cosas
he perdido a mis demonios
y han sido sus mariposas

y me gusta,
me gusta que me dé miedo
porque eso significa
que puedo tocar el cielo

con sus dedos,
que me levantan del suelo
que me tocan,

que me tocan
y me muero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s